Carlos Juan Finlay

DR. CARLOS JUAN FINLAY

Hoy 3 de diciembre, recordamos el natalicio del Dr. Carlos Juan Finlay y también celebramos el Día de la Medicina Latinoamericana.

Recordamos y también rendimos tributo no solo a todos aquellos en Latinoamérica que han dedicado sus vidas al avance de las ciencias médicas y a mitigar el dolor humano sino también a la persona que ilumino la oscuridad que nos impedía ver como conquistar enfermedades que habían torturado a la humanidad por siglos.
Hace más de 126 años el Dr. Finlay describió la relación entre el mosquito Aedes Egypti y la Fiebre Amarilla durante una histórica presentación en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana la cual tituló: “El mosquito considerado como agente de transmisión de la fiebre amarilla”.
Su teoría, como ha pasado muchas veces con ideas nuevas que rompen con viejos dogmas equivocados, fue rechazada y ridiculizada por muchos de sus colegas. Pero su sabiduría, amor a la ciencia y perseverancia le dieron la fuerza para esperar y ver, después de muchos años, demostrada y aceptada universalmente su teoría.
Pero su descubrimiento fue mucho mas allá de establecer la relación entre el mosquito y el terrible contagio. Su descubrimiento creo las bases de la erradicación de la fiebre amarilla y nos dio las herramientas que permitieron controlar otras importantes enfermedades infecciosas del ser humano abriendo así una nueva época en la historia de la medicina del mundo.

Finlay es reconocido como uno de los padres de la medicina de las enfermedades relacionadas a los Trópicos y de las disciplinas ahora llamadas salud publica y epidemiología. Latinoamérica lo venera como su Pasteur y utiliza su grandeza para dar relevancia y honor al día en que celebra el trabajo y la contribución científica de sus trabajadores de la medicina.

Panamá lo honra y siempre recuerda la deuda que tiene con este sabio doctor de Camaguey, que con su brillante idea, hizo posible traer salud a estas tierras que eran descritas como un lugar de muerte. Hoy Panamá se beneficia enormemente por el descubrimiento del Dr. Finlay el cual hizo posible la construcción de su canal.

El medico latinoamericano lo debe de admirar como un icono donde se conjugan las habilidades del clínico, del investigador, del naturalista con las virtudes de sabiduría, modestia y perseverancia. De él debemos de derivar fortaleza en estos tiempos difíciles, valorar el tesoro que es ser medico, la satisfacción de ayudar al que sufre y saber que debido a la naturaleza de nuestra misión seremos revindicados.

El nombre Carlos Juan Finlay, gigante de la medicina, esta grabado no solo en el monumento en la Plaza de Francia sino también en el monumento de la historia a los benefactores de la humanidad.

Latinoamérica hoy lo honra y difícilmente lo podrá olvidar.

Jorge Motta, MD

Diciembre 3, 2007

Journal of the American Medical Association of 28 August 1915 “He lacked the genius for self-exploitation and having established his doctrine modestly lived on with no thought of further recognition.”

Leave a comment

Filed under Historia de la Medicina

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s